¿Impiden o Enlentecen las Benzodiacepinas el Beneficio de la Psicoterapia?

Una pregunta frecuente es si la eficacia de una terapia como la Integración del Ciclo Vital, o cualquier otra que se base en la capacidad de plasticidad y aprendizaje del cerebro, puede verse limitada o disminuida cuando la persona toma Benzodiacepinas. En mi experiencia si la persona está muy pesadamente medicada, y lleva tomando BZD (Benzodiacepinas) durante muchos años, sí he encontrado un serio enlentecimiento o freno en la evolución habitual del tratamiento. En los casos en los que la persona lleva poco tiempo tomando esta medicación el efecto es mucho más suave, o no se percibe, encontrando una evolución normal o casi normal.

La profesora Heather Ashton lo explica muy bien en su Manual Ashton. Veamos como explica el deterioro de la memoria producido por las Benzos:

“Desde hace mucho tiempo, se sabe que las benzodiacepinas causan amnesia, un efecto que se utiliza cuando estas drogas se administran como premedicación antes de operaciones de cirugía mayor o en intervenciones de cirugía menor. La pérdida de la memoria en el caso de acontecimientos desagradables es un efecto positivo en esas circunstancias. Con este propósito, se pueden administrar por vía intravenosa dosis bastante elevadas de un tipo de benzodiacepina de breve acción (p. ej. el midazolam).

Si se administran las dosis orales indicadas para el tratamiento del insomnio o de la ansiedad, las benzodiacepinas también pueden provocar pérdida de la memoria. La adquisición de nueva información es deficiente, en parte debido a la falta de concentración y de atención que el fármaco produce. Además, estas drogas provocan un déficit específico en la memoria “episódica”, es decir el recuerdo de eventos recientes, las circunstancias en que sucedieron, así como su secuencia cronológica. Por otro lado, no se producen daños en otras funciones de la memoria (memoria para recordar palabras, capacidad de recordar números telefónicos por unos segundos y para recordar cosas que sucedieron mucho tiempo atrás). El deterioro de la memoria episódica puede provocar pérdidas circunscritas de memoria o “vacíos en la memoria” (blackouts). Se sostiene que en algunos casos, estos olvidos pueden causar comportamientos atípicos, como por ejemplo pequeños robos en tiendas.

A menudo las benzodiacepinas se recetan para el tratamiento de reacciones a estrés agudo. Al principio, estas drogas pueden dar una sensación de alivio en los casos de estrés originados por situaciones catastróficas o desastrosas, pero si su uso se prolonga más allá de algunos días, éstas pueden impedir la adaptación psicológica al trauma que normalmente tiene lugar con el paso del tiempo. En caso de pérdida de un ser querido, las benzodiacepinas pueden impedir el normal desarrollo del proceso de duelo, lo cual puede durar varios años sin que se llegue a resolver en forma satisfactoria. En otros estados de ansiedad, aun en los ataques de pánico y en la agorafobia, las benzodiacepinas pueden inhibir el aprendizaje o la adquisición de estrategias alternativas para afrontar el estrés, incluso pueden obstaculizar los tratamientos de tipo cognitivo-conductuales.”

Heather Ashton tiene su Manual publicado en internet, y está traducido al castellano. Informa detalladamente de cómo funcionan y cómo suspenderlas. La información es muy detallada y yo la he encontrado sumamente útil y de gran ayuda. En los cursos me han pedido muchas veces que dé información sobre este tema, o que dé el link de esta página, así que aquí lo tenéis. Buena lectura.

 Posted by at 9:30
Facebook Iconfacebook like button