Cuando hayan pasado al menos tres meses de algún acontecimiento traumático o estresante importante.

Sabemos que en los primeros 3 a 6 meses hay una reducción espontánea de entre el 60-80% de la sintomatología ansiosa y depresiva, por ello, no debemos interferir en nuestra natural capacidad de recuperarnos, y en el poder curativo del paso del tiempo.

Esto además, refuerza la autoestima y la autoconfianza, nos hace menos dependientes, y nos enseña a diferenciar la patología de las normales e inevitables circunstancias vitales adversas.

 Posted by at 13:22
Facebook Iconfacebook like button