Efectos del EMDR:

Durante las sesiones pueden aparecer ligeras y, esporádicamente intensas reacciones emocionales (reexperimentación de los estados emocionales que sucedieron en el pasado o que están afectando en el presente).

Dichas reacciones son necesarias y esperables para la liberación del material perturbador que se ha quedado atrapado en los sistemas de memoria. No significan por tanto un daño o un empeoramiento, si no precisamente lo contrario, una toma de conciencia de lo que ahí se ha quedado almacenado y que debe ser reprocesado correctamente (podríamos también utilizar la palabra “digerido”).

Ser capaces de observar y soportar dichas abreacciones manteniendo cierta calma y constatando la capacidad personal de hacerlo contribuye a aumentar la confianza y el control, a disminuir la probabilidad de ocurrencia fuera de la consulta y a comprender más y mejor cúando, cómo y porqué aparecen dichas reacciones.

Además, el propio efecto de la estimulación bilateral contribuye a “limpiar” dichas memorias emocionales con el objetivo de que vayan perdiendo frecuencia, intensidad y duración.

Entre 24 y 48 horas después de la sesión, los efectos continúan notándose en forma de cansancio, hipersensibilidad, cierto estado de “ensimismamiento” y reacciones somáticas. Normalmente son buenos indicadores de que la sesión ha sido efectiva y de que el cuerpo está “reajustándose” después de la intervención terapéutica, por lo que no hay razones para alarmarse por ello.

De todas formas, para cualquier duda o aclaración sobre ellos, los pacientes pueden comunicar tanto vía telefónica como vía mail, y serán atendidos en un plazo de no más de 24 horas o 48 en caso de ser fin de semana.

 Posted by at 14:28
Facebook Iconfacebook like button